jueves, 5 de junio de 2008

CABALLOS TRIANGULARES

6:40 de la mañana. Suena el teléfono de mi habitación. Me despierto asustado... pienso: "quién coño llamará a estas horas?" Descuelgo y la primera voz que me llega a mi cerebro es de un tío gallego... coño! Juan! que haces llamando a estas horas a mi teléfono? Dice Juan: "tío que son las 7 menos cuarto!" Carajo... estaba tan dormido que pensaba que era más temprano.
De un salto me levanto de la cama y, como todos estos días atrás, al "haz".

Tras el desayuno, Juan Luna nos comenta que al final no hay día light, que el bus no se lo llevarían y qe iríamos a Móstoles a hacer el triángulo de las Bermudas. Y tu pensarás, qué coño hace ese triángulo en Móstoles? pues es tan fácil como que allí, en ese pueblo, hay tres calles que se unen haciendo un triángulo y los instructores le llaman así porque más de un cegato se ha perdío por el recorrido.
Total, que ruta nueva y obstáculos varios.

Nada más llegar y bajarnos del bus, un policía no nos dejaba pasar por la acera porque la marquesina de un edificio se estaba callendo. Coño Juan Luna, que puntería tuvo este instructor para aparcar casi debajo de una marquesina peligrosa! ai, ai, ai, menudo marquesinazo nos hubiéramos llevao... jajaja.

Comenzamos en el vértice superior del triángulo y empezamos a recorrerlo hacia abajo Eva y yo con nuestros perros. Salvamos obstáculos, señoras cotillas, niños, viejas con carros de la compra, Xerry que se paraba en los setos, Xerry que quería adelantar a Eva fuese como fuese... total, una aventura curiosa.

Mi experiencia personal fue buena, aunque Juan Luna casi no nos daba indicaciones, ni siquiera para cruzar.

Es el segundo día que salgo sin Pedro, no está mal salir sin él porque así voy viendo como evoluciona Xerry pero realmente me apetece que él esté. Valoro mucho sus consejos y gracias a él, he aprendido muchas cosas y sobre todo, a usar un poco la psicología de mi perra.
Esto también es algo importante a la hora del trabajo de Xerry. No basta con correcciones duras y automatizadas.

Al llegar al bus, estaban al fin los bomberos derrumbando la marquesina... ai, de la que se ha salvao más de una cabeza...

El turno ahora le tocaba al purga y al linterna, Juan y Goyo, jajaja, si lo vieras, uno es altísimo (Goyo) y el otro bajito (Juan). Son todos unos magníficos compañeros, pero en especial ellos dos. Raro es el día que no me ría, estamos de guasas todo el día y cachondeándonos de todo... jaja

Como nos sobró tiempo, Juan nos llevó a andar a otro camino nuevo en Boadilla... te juro que no tengo ni idea de cómo es Boadilla, pero lo que si que tengo claro es que es un pueblo con muchos caminos a su alrededor. Conozco ya un montón de rutas!

Llegamos a comer y hoy más temprano que el resto de los días, ya que hoy venían el patronato o los patrones... un rollo vamos, un conjunto de jefes... y por eso hoy en vez de comer a la una y cuarto pues entramos a la una en punto, que a la larga por un cuarto de hora no me iva a entrar más o menos hambre.
Hoy tocaba de comer cogollos de lechuga con ahumados de primero y entrecod de ternera con papas a lo pobre... que rico madre!

A las dos y media, tocaba la charla de simón, el veterinario de la escuela. Nos estuvo explicando temas de vacunas y desparasitación de nuestros perros y nos leyó el informe de nuestros perros referente a la displasia u otro tipo de enfermedades o lesiones que hallan podido tener como cachorros. Xerry no tiene displasia en la cadera derecha y en la izquierda tiene nivel ligero, que para que lo entiendas mejor, practicamente no tiene displasia. Esta enfermedad es hereditaria y principalmente consta de problemas de articulación y movilidad de la cadera y las patas traseras.
Estoy tranquilo con Xerry aunque siempre es bueno saber estas cosas por si pasara cualquier problema futuro.

Al salir de la reunión, nos fuimos al "haz" y mientras Xerry decidía si hacer algo o no, Juan Luna me dio una voz para que me acercara a la cafetería porque alguien me quería saludar.
Salí de allí como las balas de una recortada, y me dirigí a la cafetería con la curiosidad en mi mente de quién podía ser la persona que quería verme.
Menuda sorpresa cuando abrí la puerta y la escuché! era amparo Cruz! la verdad es que no me la esperaba... Le saludé y se fue a terminar de comer y la esperé fuera en el hall para hablar un ratito con ella.

Hoy no tenía ganas de siesta y me vine un ratito a la habitación y cuando pasaron unos minutos me fui a la cafetería donde me esperaban Juan y Goyo.

Raro es el día que no pase algo gracioso y hoy no iva a ser menos. Al sentarme en la mesa, Juan empezó a contarnos su experiencia con la familia de acogida de su perra Cohala. Un matrimonio de músicos, ella toca el violín y él el violonchelo. Empezó a contarnos que estaban muy emocionados al ver a Cohala porque por lo visto ellos no tienen hijos y es de imaginar que la querrían como una hija.
Pero de lo sentimental pasó a la parte graciosa.

Resulta que Felipe, el violonchelista, le dijo a Juan que fueran a su habitación que quería contarle cosas que le había enseñado a su perra... imagínate a un gallego contando esto...
Las cosas que le había enseñao era a saludar con un par de ladridos y lo mejor de todo...
Le dice Felipe a Juan: "ponte a 4 patas en el suelo..." y dice Juan: "cómo? que me ponga como?", "si, si ponte a 4 patas que te voy a enseñar una cosa divertida..." Juan nos contaba que aceptó a hacerlo pero que ya iva con el ojo del culo cerrao por si las moscas... jajaja. Felipe le indica que agache los codos al suelo y a esto que le dice a la perra: "Cohala, sube! vamos! sube encima!" jajaja, imagina la situación, Juan agachado en el suelo con la perra encima subida en la espalda... jajajaja.
Desde luego que menudo cuadro!

Nos fuimos a cenar, y después directos al portal de la residencia y como siempre a fumar pasivamente y a reir como todos los días.

Mañana no tengo ni idea de lo que vamos a hacer, pero bueno, estate tranquilo/a que no te fallaré para contarte lo que suceda.

Ya son casi las 11 y media y hoy más tempranito que ayer me voy a ir a dormir que hoy entre una cosa y otra no he dormido la siesta...

Noche estrellada,
noche tranquila,
ladridos en la nada,
grillos por las esquinas,
Xerry descansa en su cama,
y yo me despido de ti hasta mañana...

2 comentarios:

DaVient dijo...

Leeeeleeeee! nos tienes viciaítos a Viento y a mi con tus capítulos diarios sobre los perros guía y la escuela, joooo! cuantísimos recuerdos nos traes a la cabeza de aquellos primeros días de nerviosismo, de felicidad por tener dos piernas, dos brazos, una cabeza, un tronco y un perro, eejejejejej, con las anégdotas propias claro está, pero mis semanitas en Boadilla fueron idénticas! Por cierto, quien está en el cuarto número 4? Esque ahí estuvimos Viento y yo y por coriosidad pues nos gustaría saberlo jejejejjeej. Bueno Leeeeeeleeeee sigue así y esta tarde te llamo y habé si me cojé er teléfosnos, que está mu chulo el tono de espera, pero yo quiero hasblar con ustés! Un abrazo y que se de bien!

DaViento dijo...

Leeeeeleeeee! que alegría nos da a Viento y a mi ver tus avances diarios y cuantísimos recuerdos nos traes a las cabezas, de aquellos días tan fantáticos y maravillosos en los que nuestro cuerpo además de tener dos brazos, dos pienas, una cabeza y un tronco, le crece un perro peludo en la izquerda! Por cierto, quien vive en el cuarto número 4, esque ahí pasamos nuestros días Viento y y y por curiosidad solamente jejej. Bueno, esta tarde te llamo y sis vous plait, habé si me cojé errr teléfonos, queel tono de esper está mu chulo pero yo quiesro escuchasle a usté! Un abrazo y que se de bien!