lunes, 8 de enero de 2007

EL MISTERIO DE LOS MISTERIOS

Anoche, cuando me disponía a irme a la cama, busqué mi transistor y sintonicé la Ser pensando que habría programa del milenio 3. Pero al encenderla oí que las voces no acompañaban a un programa de misterios sino, ¡al programa de los toros!
Que decepción... bueno no sé si por ello me hizo darle una vueltecita a la ruletilla del sintonizador y capturé las ondas de Radio nacional.
Allí hablaban de la ciencia y sus misterios, de si la ciencia probaba que Dios existía o no y llevaron a un invitado de escelencia de las ciencias. Y bueno el programa no estuvo nada mal, me gustó muchísimo porque todo lo que rodea a las ciencias es de temas de mi agrado.
La ciencia, sus misterios y no sólo esto, sino los misterios en sí.

Os voy a poner un artículo que leí y que tenía guardado desde hace mucho tiempo en mis archivos de temas preferidos sobre las pirámides de Egipto, algo que me hizo pensar mucho en su tiempo y cada vez que lo vuelvo a leer me deja qué pensar aún.

Es algo tan enigmático y misterioso que muchas veces pienso que tal vez seamos un simple experimento extraterrestre, que estemos aquí como para que alguien compruebe o quizás nos estudien hasta dónde es capaz de llegar la mente humana.

Y por ello pienso que tal vez algunas cosas de las que disfrutamos hoy en nuestro planeta sean retos o enigmas que la humanidad tiene o debe de solucionar o descubrir para tratar de conseguir un fin que ni nosotros mismos aún sabemos dónde dan.

Por ello, si esto fuese así, yo aporto mi interés en tratar de buscar alguno de los porqués que aún están sin resolver.

Espero que disfruteis de la lectura tan emocionante sobre la Gran Pirámide de Egipto como yo lo hice en su tiempo.

¡Espero vuestros comentarios!

LA GRAN PIRÁMIDE

En la antigüedad estaba recubierta por piedra calcárea blanca que la hacía resplandecer bajo el sol, siendo por los egipcios llamada “Al Ahram”, que significa la Luz.

Fue el sultán Al Mamún quien hizo quitar, placa a placa, el magnífico revestimiento. Sin embargo, tal cual está hoy día aún es digna de admiración para cuantos tienen el placer de contemplarla. Para construirla se emplearon tres millones de bloques de piedra, pesando algunos de veinte a treinta toneladas. Todos estos bloques están unidos sin cemento, encajándose a la perfección entre sí, de tal forma que es imposible, pasar una hoja de cuchilla entre dos bloques de esa piedra.

La pirámide en su conjunto pesa mas o menos unos seis millones de toneladas, o sea que serían necesarias seis mil locomotoras tirando cada una de mil toneladas para transportarla en su totalidad.

Para poder tener una mejor idea de la magnitud de la construcción, cabe decir que si colocásemos piedra por piedra una junto a la otra podríamos formar un muro que cruzaría estados unidos de parte a parte, en ida y otro casi de vuelta.

Por todo ello, podemos deducir que los que construyeron la gran pirámide de Egipto debían conocer ciertas ciencias que incluso hoy en día no conocemos bien del todo.

"El hombre teme al tiempo, pero el tiempo teme a las pirámides"
(Proberbio árabe)

La frase se pronunció el 21 de julio de 1798. Durante la batalla que enfrentaría a las tropas francesas y a los mamelucos, Napoleón exhortó a sus soldados con aquel mítico "¡cuarenta siglos os contemplan!". El general se refería, naturalmente, a la edad de la más grande de las tres pirámides de la meseta de Giza, a las afueras de El Cairo. La única de las siete maravillas del mundo antiguo que aún sigue en pie... Más de doscientos años después, los egiptólogos están casi convencidos de que la fecha dada por Napoleón en su conocida arenga es fundamentalmente correcta. En efecto, la Gran Pirámide de Giza, un monumento que originalmente superó los 146 metros de altura -el equivalente a un edificio moderno de 40 plantas-, fue levantado en tiempos del faraón Keops, de la IV Dinastía, hacia el 2500 a.C. Pero no todos están de acuerdo en esa cronología. En el siglo 25 antes de nuestra Era, sin ruedas ni poleas, ni grúas o máquinas de ninguna clase, un grupo indeterminado de obreros movió la friolera de más de dos millones de bloques, de pesos comprendidos entre las 2,5 y las 60 toneladas. Y no sólo eso: sin brújula -no existía-, orientaron sus cuatro paredes a los cuatro puntos cardinales con una precisión pasmosa; sin
hierro practicaron agujeros que parecen hechos con un taladro en los que al examinar las muescas se ve que cada vuelta de torno profundizaban en el granito hasta doscientas veces más que lo que lograríamos nosotros hoy con un taladro de punta de diamante; y sin instrumentos ópticos orientaron algunos canales internos hacia la posición que ocupaban estrellas como Sirio, Zeta Orión o Alfa del Dragón, muy importantes dentro del contexto religioso egipcio. Esos y otros detalles evidencian que los constructores de la Gran Pirámide poseían unos conocimientos científicos que los expertos dudan en conceder a los primeros egipcios. ¿Y entonces a quién? La falta de pruebas concretas sobre la autoría de este monumento, en el que no se han encontrado grandes inscripciones con el nombre del faraón que las levantó, han dejado el terreno abierto a la especulación. A atlantes, extraterrestres y hasta al mismísimo patriarca José de la Biblia se les ha atribuido la construcción de este edificio... sin pruebas. En realidad, tratándose de la Gran Pirámide, casi no hay pruebas de nada.

Por ejemplo, por raro que parezca, nunca se ha encontrado la momia de un faraón dentro de una pirámide. Es más, cuando se ha encontrado el ajuar funerario -los tesoros-, no había cuerpo, e incluso cuando se ha localizado alguna cámara sepulcral intacta en una pirámide, el sarcófago ¡siempre estaba vacío!
¿Por qué? Algunos expertos creen que las pirámides nunca sirvieron como tumbas, sino como templos iniciáticos. Se apoyan en anomalías tales como que el faraón Snefru (el padre de Keops) se construyó tres pirámides (¿para qué querría tres "tumbas"?), o que el simple hecho de levantar un monumento tan llamativo como una pirámide era un reclamo irresistible para los ladrones de tumbas. En 1994, un ingeniero angloegipcio, Robert Bauval, propuso una idea genial.
Se dio cuenta que las tres grandes pirámides de la meseta de Giza estaban distribuidas sobre el desierto de manera idéntica a como estaban las tres estrellas del "cinturón" de la constelación de Orión.

Estudiando los llamados Textos de las pirámides, Bauval descubrió, además, que para los antiguos egipcios Orión era el equivalente celestial del dios Osiris, y su "cinturón" era lo que los egipcios llamaban el Duat, una especie de "puerta" por la que el alma del faraón debía pasar para llegar al Amenti, al más allá. ¿Era tan ilógico creer que quien levantó las pirámides lo hizo pensando en construir sobre la tierra una réplica gigante de la "puerta" al más allá para el faraón?
Los últimos estudios demuestran que, en efecto, las pirámides eran una especie de "máquinas astronómicas", lo que convierte el enigma en más irritante si cabe. ¿De dónde obtuvieron los egipcios esa precisión astronómica? ¿Y matemática? No olvidemos descubrimientos como el que hizo en el siglo pasado John Taylor, al demostrar que el perímetro de la pirámide dividido entre el doble de su altura equivale a 3,1416... el número pi. Pero, según nos enseñaron en el colegio, pi ¡lo descubrieron los griegos siglos más tarde!

En 1993, científicos alemanes hallaban una nueva puerta en la Gran Pirámide. Este descubrimiento, realizado por el robot UPUAUT a través de los canales de ventilación de la Cámara de la Reina, parecía desvelar nuevos y misteriosos secretos...

La puerta misteriosa
El último enigma de la Gran Pirámide saltó en 1993 cuando un pequeño robot diseñado para explorar un angosto pasadizo de 20 x 20 cms. que atraviesa todo el monumento desde la llamada "cámara de la reina", descubrió algo sorprendente. Una puerta con sendos pomos de cobre derretidos por el tiempo parecía impedir el paso a una cámara secreta. De confirmarse las sospechas, y dado que 60 metros de galería minúscula separan esa cámara de la "de la reina", esa habitación sería el único recinto intacto que podría existir en la pirámide. Qué contiene, para qué se diseñó y cuándo se abrirá esa portezuela es algo que decidirán un día de estos las autoridades egipcias. Ojalá sea pronto.

Las pirámides se construyeron en Egipto sólo durante un corto periodo de su historia, entre la III y la XII dinastía aproximadamente. Pues bien, según cálculos de Joseph Davidovits, durante el Imperio Antiguo (apenas de siglo y medio de duración) se utilizaron sólo en la Gran Pirámide casi dos millones de metros cúbicos, en las tres pirámides de Snefru 4 millones, y en la de Kefrén otros dos. En el resto de la historia de Egipto, combinando el Imperio Nuevo, el tardío y el ptolemaico, apenas se alcanzó una cifra de metros cúbicos de 4 millones. ¿Hay o no hay un misterio en esa efervescencia constructora del periodo de las pirámides? ¿Qué pasó después para que se abandonara tanta actividad?

5 comentarios:

Hermanita de la Caridad dijo...

A mi también me interesa bastante el tema de misterio. Lo de las pirámides me alucinó cuando lo estudié en la asignatura de Arte.
Por cierto, me estoy leyendo un libro (Ángeles y Demonios) en el que un científico intentaba demostrar la existencia de Dios a través de la ciencia.
Besos

Ryskkair dijo...

Respondiendo a hermanita de la caridad Tomás de Aquino ya intentó tratar de demostrar la existencia de dios a través de un método pseudo cientifico en sus Cinco Vias. No es nuevo el tema de tratar de buscar una explicación (la que sea) para salir de problemas increibles. Problemas que por otro lado ¿como se resuelven si no es atribuyendo que otras civilizaciones/poderes han actuado? ¿como explicar si no que tecnología pueden emplear para horadar en granito unos agujeros tan precisos? (caso de la Gran pirámide)

Anónimo dijo...

Ryskkair, estas en el mud, donde Zaroos y aqui.Cambiate el nick, hombre

Anónimo dijo...

Desde que el hombre es hombre (homo sapiens sapiens) su capacidad cerebral ha sido la misma,lo que quiere decir que el acto creativo o descubridor se puede dar en cualquier momento y en cualquier ser humano, independientemente a la época a la que corresponda.
Nuestro problema es que tenemos una visión equivocada de nosotros mismos. Situamos nuestra sociedad (europea-norteamericana)en el final de una línea evolutiva, en la que se encuntra el progreso, el desarrollo, y por ello pensamos que nuestros antepasados o icluso, aquellos que no pertenecen a nuestro sistema, no tienen la capacidad de crear, de pensar científicamente, de hacer ciencia. Esa poca confianza en el hombre nos lleva a pensar en la posibilidad de que monumentos como las pirámides, el Coricancha (en Perú), construidos con la misma técnica, pero en lugares y épocas distintas, han sido construidos por extraterrestre.
Cada uno es libre de tener sus creencia, pero sinceramente, a mí,este tipo de soluciones a "incógnitas",me parecen absurdas. Creo que ya es hora de dejar cuentos a parte y reconocer la capacidad de invención y construcción de nuestro antepasados y porqué no, los huevos que tuvieron para construir tantas maravillas. Es cierto que no contaban con las técnica y los avances de hoy día, pero sí tenía otros métodos iguales de efectivos.
Otra cosa que no somos capaces de concebir es la noción de tiempo.Nuestro tiempo de vida es muy limitado y no somos capaces de concebir escalas de tiempo superiores a la de nuestra vida. Lo que quiero decir, es que estos monumentos no se construyeron con la pócima del Druida galo como en Misión Cleopatra, sino que se tardó muchísimo tiempo en construirla, muchas vidas y generaciones se sucedieron en el periodo que tardaban estas construcciones. Y ahí tenemos un ejemplo con la Sagrada Familia de Gaudí, y eso que hoy día somos más listos!!!!
Con respecto a lo de los cadáveres, la inexistencia se debe a los robos, ya desde esta misma época se robaban los cadáveres y las tumbas, lo que obligaba muchas veces a cambiar a las momias de sitio
En definitiva, aunque estos egipcios vivieron hacen miles de años, no eran tan ignorantes como pensamos. Coño! si inventaron hasta el preservativo!!! y seguro que era hasta más eficaz!!! Marijolamejo

Anónimo dijo...

Asha'man power! viva la Torre Negra!