jueves, 18 de diciembre de 2008

DEME ALGO PARA EL VICIO

Hace unos días, mientras hablaba con mi amigo Mario por teléfono móvil mientras vendíamos cupones en nuestros kioscos, se le acerca una señora para comprarle rascas.

Hasta aquí todo normal. Lo curioso del tema fue cuando esa señora se quedaba sin dinero para comprar.

Se alejaba unos metros y se dirigía al semáforo más cercano para pedir limosna, claro está que esa limosna que pedía para comer no era para tal caso sino para comprar más rascas. Incluso pedía para el bus o para otros menesteres. Cuando la señora en cuestión no conseguía el dinero suficiente, se acercaba de nuevo al kiosco para tratar de convencer a Mario de que le vendiera un rasca por menos dinero.

Esto me hace reflexionar sobre las personas que van pidiendo dinero por las calles de nuestras ciudades. Es triste que paguen justos por pecadores y realmente hay gente que necesita dinero para comer, y más ahora con la crisis que nos envuelve a todos. Pero me da rabia que deambulen personajes como este pidiendo para pagarse un vicio.

Recuerdo un día que iva con un amigo por Madrid y se nos acercó una persona para pedirnos dinero para un bocadillo, mi amigo optó por comprarle el bocadillo y dárselo a esta persona. Nuestra sorpresa fue que mi amigo vio como a lo lejos el personajillo tiraba el bocadillo al contenedor. Sin pensárselo dos veces mi amigo corrió hacia esa persona y le recriminó su acción y se enzarzaron en una pelea. Afortunadamente sin consecuencias.

Desde entonces, estas acciones me han hecho ser un poco más incrédulo y sé que algún día daré con una persona que realmente lo esté pasando mal. Pero a lo que no estoy dispuesto es a dar dinero a alguien que luego se lo va a gastar en vicios.

7 comentarios:

mario ordoñez naranjo dijo...

Cierto tio... Da pena como personas engañan a la gente de buena boluntad para sus vicios. El problema es que despues a los ke le ace falta de verdad los juzgamos igual que a aquellos que lo piden para vicios... Lo que es normal porque no savemos a quien le ace falta verdaderamente.

Jorge dijo...

Hace ya unos cuantos años, estaba en la Estación de plaza de Armas esperando para subir al autobús de mi pueblo y llegó uno al andén y nos dice a mi primo y a mi que ese día me acompañaba, "iyo dame vente duro palautobú de morón que ha subido". Yo que en materia de transportes no se me suele escapar ni una porque mi abuelo y mi tío fueron del gremio busero y me lo inculcaron le dije, ¿pero qué vas a cogerlo ahora? y me dice sí claro, es que sale a las 5 y media y yo le contesté el autobús de morón sale del prado, no de aquí. El tío se dio media vuelta sin decir nada to cortao porque le había pillado en su engaño. Timadores de estación de autobuses está también el de la estación del prado, que no sé cuanto tiempo lleva yéndose a Málaga.

Rosa Chacón dijo...

Hola: en el tren arco que va de Cádiz a Barcelona, en la parada de Alcázar de san Juan, que para 20 minutos hay 2 hombres que siempre están a punto de empezar con un trabajo que han encontrado, que empiezan a primeros de mes, y que para terminar el mes por favor qe tienen 2 niños que les demos algo. Lo que no sé es a primeros de que mes. Antes yo cogía ese tren muy seguido y nunca dles di ni un duro. Un día no me callé y le dije maestro de que mes pq ese disco te lo he oido ya una pila veces, y se salieron del bagón.
Pero lo que de verdad me remueve la sangre es cuando se utilizan niños como reclamo, con eso sí que no puedo.
Lo siento pero yo nunca doi nada, que trabajen qe hay muchas escaleras que fregar y camiones que descargar, que ya está bien de tanto perro.

Callejuelo dijo...

Ese es el problema, que ya no te fias de quien verdaderamente lo necesita. Yo tuve una experiencia parecida, una viejecita rumana pedía limosna, le di algo y un rato despues vi como le daba el dinero a un rumano de mediana edad. Mi sorpresa fue cuando coincidí en la caja del supermercado que monedita a monedita pagaba una caja de latas de cerveza, que digo yo que para comer no son necearias

Hermanita de la Caridad dijo...

Desde luego, es q no puede ser. Yo tb he visto muxa gente que pide dinero y luego se lo gastan en vicios. Y los típicos de Madrid, que hay muxos, que fingen algún tipo de problema físico y, cuando t das la vuelta, se van corriendo, perfectamente sanos.
Besos!!

Rosa Negra dijo...

Hola Fran:
Como estás, en este preciso momento he echado un vistazo a tu blog y es la caña!!!, lo cierto es que no me atrevía a escribirte, jeje.
En fín, vamos al tema que nos ocupa: a mí es cierto que en Madrid, la gente que me encuentro ya sea por el metro o simplemente por las calles, si, si me da pena, y si pudiese le daría, aunque no creo que caiga tal árbol, jeje, porque antes, le compraría un buen regalo a mis familiares por aguantarme que ya es tela..., le aría un viaje a mis más estimados amigos y me compraría algo para mí, que con tanta crisis, jejeje. En fín, que vale que la peña pida, pero joder, quien realmente le tiene que dar, es la Vecam o como cojones se escfriba, que sí tiene para ropa, lujos y ostias y no tienen pa na más no?, pues que le den y que repartan!.

Raúl dijo...

Es una entrada de hace chorrocientos meses, pero tengo que comentar.
Yo soy de Madrid, y en el trayecto en tren desde mi casa hasta Nuevos ministerios siempre encuentro al mismo hombre pidiendo. Al principio dudaba si lo necesi taba o no (aunque no le iba a dar igual), hasta que un día noté que algo... no era igual, por lo que decidí escuchar lo que decía... Buenas tardes, señoras y señores. Soy un padre de familia que lleva bastante tiempo en el paro. Tengo dos hijos de (y aquí está el problema, pues cada vez son edades diferentes) 12 y 7 años, o 10 y 13...
Yo solo doy a los que tocan música, eso sí, me tiene que gustar, y eso pasa una vez cada mil...

Un saludo